He intentado dejar de fumar decenas de veces, y por más consciente que soy de las graves consecuencias que tiene para mi salud, nunca consigo dejarlo más de unos pocos días.

Deje de fumar durante años, pero empecé con una calada un día y no entiendo cómo he vuelto a fumar lo mismo o incluso más que antes.

Me espera un cambio en la vida y necesito dejar de fumar a toda costa.

¿Te suena alguna de estas afirmaciones?

Tranquilo tu situación no es agradable, pero es exactamente la misma en la que estaba cualquier persona que conozcas y haya conseguido dejar de fumar.

Tabaquismo

El consumo de tabaco es la primera causa previsible de enfermedad, incapacidad y muerte en las sociedades desarrolladas. Se estima que el consumo de un paquete diario reduce en seis años la esperanza de vida.

El tabaco se utiliza en las sociedades occidentales desde hace más de 400 años, pero sólo a partir de la aparición de los cigarrillos manufacturados y de la extensión de su consumo en el último siglo ha pasado a constituir un problema epidémico de graves consecuencias médicas y económicas.

Es la causa de la mayor parte de enfermedades cardiovasculares, de cáncer de vías respiratorias y de cavidad bucal y esófago y también de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

De que está compuesto un cigarro

Los componentes del tabaco son: el alquitrán, la nicotina y el monóxido de carbono.

En el alquitrán se encuentran la mayor parte de los agentes carcinógenos.

La nicotina es la sustancia responsable de la dependencia física y produce el aumento de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial.

El monóxido de carbono interfiere en el transporte y la utilización del oxígeno ya que se combina fácilmente con la hemoglobina, lo cual produce alteraciones en la percepción.

Malos humos

El humo del tabaco es el contaminante ambiental producido por el ser humano que causa más muertes.

La OMS define como fumador a todo individuo que fuma diariamente durante el último mes cualquier cantidad de cigarrillos. Se considera no fumador al individuo que nunca ha fumado cigarrillos o a aquel que no ha fumado durante un mes de forma diaria. Se considera ex-fumador al individuo que, siendo previamente fumador, se mantiene al menos 12 meses sin fumar.

Quiero dejarlo

Dejar de fumar es un proceso que transcurre en un período de tiempo prolongado. Se ha estimado que el 70% de los fumadores quieren dejar de fumar y que han hecho algún intento catalogado por ellos mismos como serio para dejarlo.

Los predictores de la recaída son la incapacidad de reconocer las ventajas de dejar de fumar y la sobrevaloración de los inconvenientes para dejarlo. Cerca del 90% de las recaídas son de origen psicológico y se producen en situaciones sociales como celebraciones o situaciones de estrés.

El síndrome de abstinencia es el responsable de la mayor parte de las recaídas. Este se inicia a las pocas horas, alcanza su punto máximo a los 2-3 días después de dejar de fumar y suele durar unas cuatro semanas.

PREGUNTAS FRECUENTES

Cuando llevo tiempo sin fumar, ¿puedo fumar en un día aislado un cigarro, una pipa o un puro?

El tabaco es el mismo aunque cambie la forma de presentación. De modo que si volvemos a fumar un día existe un riesgo elevado de que volvamos a nuestro viejo hábito en las 24 horas siguientes a haberlo probado.

¿Cuánto me durará el malestar de haber dejado de fumar?

Habitualmente no más de 15 días.

¿Que puedo hacer para aliviarlo?

Se puede aliviar con las ayudas farmacológicas, e igualmente se notan menos los síntomas si están claros los motivos por los cuales se quiere dejar de fumar.

También es recomendable beber muchos líquidos tipo agua.

TRATAMIENTO

Es importante que reflexiones sobre una cosa;

La única persona que puede dejar de fumar eres tú.

Sin embargo, el profesional sanitario puede ayudarte a ir avanzando en este proceso.

Los propios fumadores afirman que el consejo de un médico es un potente motivo para intentar dejar de fumar. La mayoría de las personas que dejan de fumar recaen dentro del primer año, sobre todo dentro de las primeras dos semanas, momento que debe seguirse de cerca por el profesional.

1- Si el fumador padece ansiedad, el tratamiento que se realiza para ayudar a eliminar el hábito se basa en ayuda farmacológica. La elección del producto adecuado se realiza según las características del fumador y la eficacia demostrada del producto.

2- El segundo paso está basado en terapia grupal con el objetivo de afrontar la vida sin tabaco y de prevenir recaídas, es decir, cómo afrontar las nuevas situaciones sociales sin el apoyo del tabaco.

Recuerda. No intentar dejar de fumar es un fracaso, recaer forma parte del intento.

Escríbenos, Podemos ayudarte