Días de desbordante felicidad precedidos de otros de absoluta tristeza y depresión.

Problemas para conciliar esos cambios de ánimo con el trabajo o las actividades regulares.

Son solo algunos de los síntomas del trastorno bipolar, una enfermedad mental que puede condicionar gravemente tus actividades regulares, pero con la que puedes convivir perfectamente gracias a los tratamientos actuales, mejorando notablemente tu calidad de vida.

¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar es una patología caracterizada por la inestabilidad del ánimo.

Se identifican en todas las culturas y razas, y son ligeramente más frecuentes en el sexo femenino.

En la práctica, esos cambios de ánimo hacen que una persona en ocasiones se sienta muy exaltada o animada (manía) y en otras ocasiones se sienta muy deprimida o triste (depresión).

Entre un estado de ánimo y el otro suelen intercalarse periodos de estabilidad y recuperación.

Es crónico y recurrente, porque aunque la persona se puede recuperar completamente tras un episodio, si no se realiza un tratamiento preventivo esos episodios vuelven a suceder.

Los siguientes son los síntomas que suelen presentarse en cada uno de los dos estados:

Síntomas de la manía

  • Autoestima exagerada
  • Disminución de la necesidad de dormir
  • Tendencia verborreica
  • Pensamiento acelerado
  • Aumento de la distracción
  • Agitación psicomotora
  • Implicación excesiva en actividades placenteras (compras, sexo, inversiones económicas sin control)

Síntomas de la depresión

  • Tristeza
  • Vacío
  • Llanto de forma frecuente
  • Disminución acusada del interés por las cosas
  • Disminución de la capacidad de placer por las actividades que antes se lo producían
  • Pérdida o aumento de peso y hambre
  • Alteraciones del sueño
  • Agitación o enlentecimiento psicomotor
  • Fatiga o pérdida de energía de forma habitual
  • Sentimientos de inutilidad y de culpa por el hecho de sentirse mal
  • Disminución de la capacidad de pensar y de concentrarse e indecisión
  • Pensamientos recurrentes de muerte o ideación suicida

PREGUNTAS FRECUENTES

¿A qué edad se presenta el trastorno bipolar?

La enfermedad puede presentarse a cualquier edad, pero habitualmente lo hace durante la segunda década de la vida.

Si se presenta en edades avanzadas puede ser debida a factores orgánicos.

¿Cuales son las causas del trastorno bipolar?

Según investigaciones actuales, son fundamentalmente biológicas, y entre ellas la genética es probablemente la más importante.

Hay que tener en cuenta que los factores genéticos, aunque fundamentales, sólo explican una parte del riesgo de desarrollar la enfermedad.

Sobre dichos factores genéticos, actuarían otros factores ambientales.

Factores biológicos; lesiones cerebrales, drogas, fármacos, cambios hormonales etc.

Factores psicológicos; acontecimientos estresantes, soporte social etc.

Factores psicosociales; circunstancias de la vida en la que una persona se ve sometida a un importante estrés, por ejemplo.

Factores meteorológicos; cambios estacionales etc.

Cabe destacar el papel que pueden jugar las drogas, ya que determinadas sustancias pueden desencadenar un primer (o sucesivo) episodio del trastorno bipolar, pudiendo poner en marcha un episodio en personas portadoras de una genética de riesgo.

Las drogas que son más peligrosas en este sentido son los psicoestimulantes, como la cocaína y las anfetaminas y también el cannabis.

¿Que hago si creo que puedo tener trastorno bipolar o conozco alguien que pueda tenerlo?

Aunque hoy en día no existe cura para el trastorno bipolar, si hay cuidados para que la enfermedad esté controlada y tenga una buena evolución.

Algunas medidas destacables que pueden incrementar la calidad de vida son las siguientes:

Una buena adhesión al tratamiento farmacológico

  • Recibir psicoterapia de apoyo
  • Participar en tratamientos psicoeducativos
  • Evitar el alcohol y las drogas
  • Tener una vida ordenada con horarios regulares (dando una especial importancia a las horas de sueño)
  • Evitar situaciones de estrés
  • Hacer ejercicio con regularidad

En cualquiera de los casos, el diagnóstico precoz del trastorno bipolar es clave para un tratamiento correcto y un buen pronóstico.

NUESTRO TRATAMIENTO

1- Estabilizaremos las variaciones en el estado de ánimo, para que la persona pueda recuperar al máximo las obligaciones habituales.

En esta etapa de la recuperación, el tratamiento se basa en la ayuda farmacológica.

2- Mejoraremos las actividades cotidianas y trabajaremos la aceptación de la enfermedad.

Esta etapa estará basada en las terapias psicológicas.

Escríbenos, Podemos ayudarte